Togas.biz

Una de las preocupaciones a las que se enfrentan tanto las marcas cuando deciden expandirse bajo el modelo de franquicia como los propios emprendedores cuando apuestan por este sistema para lanzar su negocio es el nivel de conflictividad y fricciones entre los diferentes actores. Nada más lejos de la realidad, y un mito que no debe asustar a los interesados en incorporarse a este tipo de actividad. La última edición del Observatorio Jurisprudencia de Franquicias en España, impulsado por la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), a través de su Comité de Expertos Jurídicos, confirma que el grado de litigiosidad es muy bajo, manteniéndose en 2019 en el 0,09% en relación con el número de establecimientos abiertos al público bajo régimen de franquicias en España.

El informe, elaborado por el Comité de Expertos Jurídicos de la Asociación Española de Franquiciadores, ha analizado las sentencias sobre el sector emitidas por Audiencias Provinciales y por el Tribunal Supremo entre los años 2008 y 2019. Y el estudio refleja que el periodo analizado es relativamente estable, produciéndose entre 39 y 46 resoluciones por año. Aunque en los dos últimos ejercicios se observa un incremento, tras dictarse 57 y 56 sentencias respectivamente, también hay que tener en cuenta que el número de establecimientos franquiciados es mayor, por lo que el porcentaje es el mismo. De esta forma, los autores del estudio señalan que “la cifra total de sentencias demuestra que la franquicia es un sistema de expansión que tiene una escasa litigiosidad”.

Por supuesto, existen más conflictos que los que se resuelven por la vía judicial, “pero el hecho de que no acudan al auxilio judicial para resolver sus diferencias demuestra que los sistemas de mediación, negociación o conciliación tienen éxito y permiten resolver las diferencias entre las partes de forma razonable”, explica el estudio.

Por sectores

En cuanto a la distribución por sectores, el estudio refleja que las dos actividades que presentan una mayor litigiosidad son las de Hostelería/Restauración, con un total de 54 procedimientos durante el tiempo analizado, y Moda, con 51 procedimientos. Sin embargo, pese a tener un mayor número de casos, el índice de litigiosidad es el mismo que la media, debido a una mayor presencia tanto de enseñas como de establecimientos abiertos al público en esos sectores.

A continuación, se sitúan las actividades de Belleza/Estética, con 39 litigios en total; Servicios de Transporte, con otros 39; y Servicios Financieros, con 31 procedimientos resueltos -el sector que en porcentaje presenta un mayor nivel de conflicto-durante los 12 años analizados para llevar a cabo el informe sobre litigiosidad.

Iniciado por las franquicias

Asimismo, el estudio refleja que el 60% de los procedimientos han sido iniciado por los propios franquiciadores, y el resto por parte de los franquiciados. Datos que derriban el mito que asegura que la mayor parte de estos litigios parte de los franquiciados, que acuden a los tribunales para dirimir sus problemas con los franquiciadores. Igualmente, el porcentaje medio de resoluciones favorables al franquiciador es del 67,72%.

“En este cuarto Observatorio se mantiene la tendencia de los tres anteriores, tanto en esa litigiosidad media del 0,09%, como en el número de resoluciones favorables al franquiciador, con un porcentaje medio de 67%”, destaca Jordi Ruiz de Villa, presidente del Comité de Expertos Jurídicos de la AEF. “Datos que constatan que el grado de litigiosidad en materia de franquicias es muy escaso en relación con el porcentaje de establecimientos en este sistema de negocios”, insiste el experto que ha dirigido el estudio.

Una línea en la que han coincidido todos los participantes en la presentación de estudio. Luisa Masuet, presidenta de la AEF, subrayó que el informe demuestra “que el sistema de franquicias continúa siendo poco conflictivo en las relaciones entre franquiciador y franquiciado”.

Por su parte, Gabriel Moyá, director de la Dirección de Franquicias de Banco Sabadell -empresa patrocinadora del estudio- destaca que los datos demuestran “el bajo nivel de conflictos que existe en este modelo de negocio y, de existir incidencias, la buena comunicación para poder solventarlas extrajudicialmente, lo que refuerza nuestra apuesta por seguir a la cabeza de la financiación en este sistema de comercio”.

Una línea en la que también incide Eduardo Abadía, director ejecutivo de la AEF, al tiempo que defendía la importancia de este Observatorio, “un referente de credibilidad y confianza para todos aquellos emprendedores que apuesten por formar parte del sistema de franquicias, bien franquiciando sus empresas o bien integrándose en una red como franquiciados”.

Jordi Ruiz de Villa