Togas.biz

Enric Olcina - Socio responsable de KPMG Forensic en la oficina de Barcelona y Dunia Florenciano - Directora de KPMG Forensic en la oficina de Barcelona

En el ámbito del proceso penal, resulta en muchas oca­siones imprescindible la apor­tación de informes periciales en diversos momentos y a distintos efectos, bien sea acompañando a la querella a efectos de jus­tificar y acreditar los hechos constitutivos de delito, durante la fase de instrucción al objeto de esclarecer los hechos, o bien una vez abierta la fase de juicio oral como elemento de prueba de los hechos y cuantificación de la condena.

En base a nuestra experien­cia, en el ámbito económico financiero la prueba pericial re­viste especial relevancia cuando se están juzgando delitos de es­tafa, apropiación indebida, de­lito fiscal, delitos societarios y falsedad en documento mercan­til. En estos casos el origen de la prueba está constituido por documentación bancaria, conta­ble o financiera, en algunas oca­siones estratégicamente combi­nados utilizando técnicas que podrían calificarse de “ingenie­ría financiera”, cuyo adecuado entendimiento e interpretación requieren en muchas ocasiones de conocimientos técnicos es­pecializados en materia econó­mico-financiera.

En este sentido se pronun­cian los responsables de áreas jurídicas y asesores legales externos entrevistados en el contexto del estudio realizado por la Cátedra de Investigación Financiera y Forense KPMG-URJC en relación a “La Prueba Pericial Económica en el Ámbi­to Procesal Español”, valorando en una media de 3,5 sobre un máximo de 5, el requerimiento de un perito económico finan­ciero en procesos legales rela­cionados con Delitos Eco­nómicos; sien­do la materia más valorada conjuntamen­te con Compe­tencia Desleal (3,6 sobre 5) y Litigios con componente fiscal (3,3 so­bre 5).

Dicho es­tudio ha sido elaborado por un equipo de investigación formado principalmente por Profesores Titulares y Cate­dráticos de la Universidad Rey Juan Carlos especializados en Derecho Procesal, Economía Financiera y Contabilidad, y un equipo de trabajo de KPMG Forensic especializado en la in­vestigación de delitos económi­cos y la elaboración de informes periciales.

De las diferentes respuestas y planteamientos expresados por los diferentes colectivos en­trevistados durante la labor de investigación del mencionado estudio, se infiere que la prueba pericial económica, si está bien elaborada y es presentada de forma sólida, es un elemento de notable relevancia y de induda­ble repercusión en la resolución de disputas y litigios. A este respecto, sirvan como elemen­to representativo los siguientes aspectos identificados en este estudio:

Más del 80% de los entre­vistados han valorado la aporta­ción de los Peritos Económico-Financieros como positiva o muy positiva.

Cerca del 100% de los Jue­ces y Magistrados encuestados atribuyen a la prueba pericial económica una elevada relevan­cia en su proceso de delibera­ción y emisión de Sentencia.

Más del 90% de los Jue­ces y Magistrados encuestados opinan que la prueba pericial en el ámbito económico-financiero tendrá cada vez más relevancia en el sistema procesal español. En este sentido, en relación con los campos donde se espe­ra que este desarrollo se pueda producir, las respuestas sitúan una serie de áreas en las que cabe esperar un mayor desarro­llo futuro, entre las que destaca los procesos relacionados con “Fraudes y Delitos económi­cos”.